viernes, 7 de junio de 2013

Los muros invisibles.

Los muros invisibles.

*******

El barrio el Bosque es un lienzo impresionista, como un Monet de resaca. 
Las casuchas revientan yuxtapuestas en las faldas del Parque Naciones Unidas y sus caminos de herradura se resisten al orden aparente del resto de Tegucigalpa.
Está en cambio constante como una planta o un animal que se alimenta de gente. Gente buena.
Para entrar todo tiene que estar perfecto: el vocabulario colapsado de la jerga hondureña, la billetera medio vacía y la cara de tener calle.
Toma mas o menos 29 años hacerse el mapa mental que construyeron los vecinos a base de chismes y secretos; pero así se conserva la red neuronal de habladurías que permiten vivir sabiendo que en la tiendita X el cromo de una 9mm te lo muestran solo por que si.

*******




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada